Jane Goodall (1934), primatóloga y naturalista inglesa. Fotografía: Wikimedia Commons

Las buenas mujeres

  •   Luis Fernando Gómez Gutiérrez - OSC
  •   Marzo 26 de 2015

“Las buenas mujeres no gritan, no golpean, no se descarnan ni se regodean en su propia miseria. Las buenas mujeres son discretas, siempre tomando en cuenta a los demás, siempre afanándose en pertenecer…”

Bea Jiménez Gallegos de México, expone con mucha precisión esas características que se “esperan” de las mujeres a partir de la construcción social e histórica de los géneros. Da respuesta crítica a lo que se supone deberían ser las “buenas mujeres”.

Por esto afirma que “las buenas mujeres viven en competencia perpetua, nadie puede ser más bella, más talentosa, más inteligente ni más mujer que ellas y sus armas son la condescendencia y la crítica destructiva contra todas las que no encajen en su percepción de realidad.”

Durante este mes de marzo hemos estado comentando diversas miradas que nos acerquen con Sentido Común al gusto por lo Femenino, haciendo conciencia de lo que esto significa.

Dice Bea Jiménez: “Las buenas mujeres son excelentes amantes pero, fuera del dormitorio, deben aparentar pureza y virtud, nadie quiere que una mujer hable de humedades ni cavidades… Y, por supuesto, deben encajar en la etiqueta de heterosexualidad monógama; no hay lugar en el mundo ideal, para mujeres lesbianas, indecisas, bisexuales, polígamas o poliamorosas.” La transformación de nuestras miradas nos plantea el reto de asumir la fabulosa diversidad que somos.

Lea el texto completo siguiendo este vínculo.