Angela Merkel (1954 -), líder política alemana. Fotografía: Wikimedia Commons

No hay que buscar afuera un masculino o un femenino.

  •   Natalia Salazar - OSC
  •   Marzo 25 de 2015

Algunas sociedades están dando señales de cambio; ahora más que nunca necesitamos una conciencia equilibrada frente al planeta, a los recursos naturales, a la vida, al perdón.

Según la teoría de Platón éramos una célula y nos separamos para vivir nuestra individualidad como un ser femenino y un ser masculino, pero dentro de cada una de esas mitades, esta la escancia del otro.

Sólo con entender que la diferencia nos une encontraremos la fórmula para danzar en armonía, para estar en pareja, para poder entender que nadie está ni por encima ni por debajo, para reconocer a esa persona que camine a nuestro lado, aunque muchas veces, a un ritmo diferente.

Una sociedad más humanizada que no desconozca las pulsaciones de esta conciencia femenina que entienda que mas que recatar a la mujer es necesario rescatar los valores femeninos que cada hombre y mujer pose.

Tanto hombres como mujeres tenemos esa esencia femenina que al vivirla con conciencia y equilibrarla con nuestro lado masculino nos encuentra con relaciones más sanas y vidas más satisfactorias.