Vivian Maier (1926 - 2009), fotógrafa estadounidense. Fotografía: Wikimedia Commons

Lo femenino en las empresas productivas. (II)

  •   Roland Timaná, PhD - OSC
  •   Marzo 22 de 2015

Cuidarse y cuidar al otro es un valor intrínseco del ser humano que se reemplaza en nuestra era patriarcal por el valor de la competencia y el lucro a todo costo. Los seres humanos nos desconectamos de nuestra feminidad que integra el cuerpo, que espera, que está presente y construimos sociedades que se dedican solamente a proyectarse y a producir, como lo son las empresas.

Por eso hablar de seguridad industrial en este contexto se convierte en otra parte del proceso en el cual solo se comunican las normas o los castigos con campañas de comunicación en donde ángeles o superhéroes se hacen cargo de la vida de cada uno.

La seguridad industrial desde lo femenino es sentir a la vida que es cada uno con otros y con la naturaleza y hacerse cargo. Por eso se comunica desde el silencio y la música, la quietud y el baile, desde la sensibilidad para entender el sentido de lo que se hace para producir en esta sociedad de consumidores y de las normas con las que se "produce" con otros.

Les propongo integrar estas maneras de significar y emocionarse con la seguridad de tal modo que vivir seguro con otros sea estar siempre y en todas partes amante de la vida, consciente de las normas, su sentido y sus sanciones, equilibrando productividad con humanidad: : integrar lo femenino y lo masculino en un sentido común.