Aung San Suu Kyi (1945 - ) Líder política y presidenta actual de Burma. Fotografía: Wikimedia Commons.

Migrar desde lo femenino que somos.

  •   Luis Fernando Gómez Gutiérrez - OSC
  •   Marzo 18 de 2015

Siempre que el ser humano migra y se transforma, se ve enfrentado a una situación en la que requiere ser flexible y sensible para renacer en el nuevo espacio al que se enfrenta. Su dimensión femenina se hace más fuerte y presente.

Cuando se es forzado a migrar, el ser humano despliega un repertorio infinito de facetas de sí mismo. Se convierte en víctima, en desplazado, en refugiado, en migrante, en ilegal, en madre cabeza de hogar, en población vulnerable, todos rótulos hechos a la medida de las leyes o de la cooperación internacional.

Sin embargo, como una fuerza íntima, aquellos significados compartidos que refieren a lugares, tiempos y formas de ser y hacer, aparecen en un plano mucho más fundamental, y permiten que estas personas no renuncien a lo que las constituye.

En el encuentro consigo mismos y con otros, en las memorias compartidas hechas alimento, juego y música, comienza ese proceso de reinterpretación de lo acontecido y planteamiento de futuro posible.

Migrar es como un baile en el que aprendemos a cambiar.

Para escuchar la canción Migrar y conocer un poco más de este proyecto lo invitamos a visitar el sitio web de Depende de nosotros.