Madre Teresa de Calcuta (1910 - 1977), religiosa y activista social de Albania. Fotografía: Wikimedia Commons.

La construcción social de lo femenino.

  •   Luis Fernando Gómez Gutiérrez - OSC
  •   Marzo 11 de 2015

¿Mujeres y hombres poseen un ser unilateral? o dicho de otra manera, ¿pueden los hombres compartir parte de la esencia femenina y viceversa?

Estas preguntas remiten a una de las contribuciones más significativas del feminismo contemporáneo: el género como categoría social. Al analizar de manera crítica las desigualdades entre hombres y mujeres (en un principio) se logró plantear que lo femenino y lo masculino se configuran dentro de una interacción que es cultural e histórica. Es la construcción social de diferencias sexuales dicotómicas (no hombre y mujer) que conllevan más poder y prestigio a lo masculino.

“La problematización de las relaciones de género logró romper con la idea del carácter natural de las mismas. Lo femenino o lo masculino no se refiere al sexo de los individuos, sino a las conductas consideradas femeninas o masculinas.”

Incluso podemos reconocer en esa construcción social de los géneros elementos valiosos para la sociedad como conjunto, por ejemplo al comprender que las mujeres (desde esa misma construcción social, o como consecuencia de ella) tienen una forma colaborativa de vida y pueden ofrecer una visión más cooperativa de las relaciones humanas. Por esto la presencia de la mujer en procesos de construcción de la Paz, es fundamental puesto que son más creativas y colaborativas.

“Se trata así de crear nuevas construcciones de sentido para que hombres y mujeres visualicen su masculinidad y su femineidad a través de vínculos no jerarquizados ni discriminatorios.”

Referencias a Susana Gamba. Este artículo ha sido publicado en el Diccionario de estudios de Género y Feminismos. Editorial Biblos 2008. Más información aquí.