Vamos Colombia: gana la humanidad

Sentido Común hace parte de una de las estrategias de reconciliación más importantes del país. El acuerdo de paz con las Farc han sido el pretexto para que los colombianos vuelvan a hablar de paz y se pregunten “¿qué podemos hacer?. Las empresas privadas con las que hemos venido compartiendo sentido desde hace ya casi 14 años, también cuestionan su rol en el posconflicto y la relación de las nuevas situaciones que vive la sociedad con sus planes de gestión humana, de reputación y de responsabilidad social.

  Objetivo:
El equipo de Sentido Común ha podido poner todo su talento para el diseño de Vamos Colombia y su experiencia para la ejecución, gracias a la madurez de su modelo en la transformación de conversaciones y la flexibilidad del equipo para adaptarse a las exigencias de una propuesta tan arriesgada en un momento histórico (y tenso) del país.

  Lugares:
Cañón de las Hermosas (Tolima), el barrio Bahía Solano de Quibdó (Chocó), San Carlos (Antioquia.


Por eso, Vamos Colombia, el proyecto de reconciliación que lidera la Fundación Andi con el apoyo de USAID (la agencia de cooperación del gobierno de Estados Unidos), se ha convertido en una respuesta práctica para algunas de las organizaciones más grandes del país. Sus líderes y colaboradores han dado un primer paso para la reconciliación al encontrarse directamente y con la intención de construir soluciones con las comunidades que han vivido en carne propia el conflicto armado e incluso interactuar con desmovilizados y con el ejército.

¿Cómo? A través de un gran programa de “voluntariado” en el Cañón de las Hermosas (Tolima), el barrio Bahía Solano de Quibdó (Chocó), San Carlos (Antioquia) y otros 4 lugares que fueron escenario de la violencia y el abandono y hoy permiten el encuentro de dos Colombias que no se reconocían. Allí, con el pretexto de hacer una obra física que mejore la vida de la comunidad, los colombianos han podido sentir que la reconciliación si depende de lo que cada uno pueda hacer, han sido capaces de ponerse en el lugar del otro y han levantado la cabeza para soñar un futuro con armonía.

Por eso hoy compartimos el orgullo de poder aportar en este ejercicio de cambio cultural tan importante y ofrecemos los aprendizajes para nuestros aliados que quieran conocer o participar de este proyecto o crear una nueva aplicación que se adapte a su propia necesidad de contribuir y seguir generando desarrollo y paz.